lun. May 25, 2020

Treinta y tres años del título Herrera, en vuelta a España

En 1987, Lucho Herrera, el Jardinerito de Fusagasugá, se consagró en el mundo del ciclismo al ganar la vuelta a España con 26 años, una etapa y título de la montaña.

No había llegado Herrera como favorito a la Vuelta. Lo eran, en cambio, grandes figuras del momento como Sean Kelly, Raymund Dietzen, Laurent Fignon y Pedro Perico Delgado, mientras que la carta inicialmente del Café, era el negro Martín Ramírez.

Los héroes dirigidos por Rafael Antonio Niño y Roberto oso Sánchez, eran Juan Carlos Castillo (QEPD), Israel Corredor, Marco A. León, Martín Ramírez, Patrocinio Jiménez, Henry Cárdenas, Argemiro Bohórquez y Froilán Morales (QEPD).

Sin embargo, Lucho, que tampoco era el líder de su equipo, Café de Colombia, sacó sus dotes de escalador y cautivó a Europa con sus pedalazos en la montaña.

Y fue justamente en una etapa familiar ya para el pedalismo colombiano, entre Santander  y Lagos de Covadonga, donde Herrera dio el golpe de autoridad para hacerse con la amarilla.

Desde ese momento, Lucho se puso la camiseta roja del líder durante seis etapas seguidas, hasta que le cedió el maillot a Kelly, segundo en la etapa de contrarreloj de 24 kilómetros en Valladolid, ganada por Blanco Villar. El irlandés pasó a comandar la general con 44 segundos de ventaja sobre el colombiano.

Al día siguiente, la suerte le sonrió a Herrera, pues una forunculosis sacó a Kelly de carrera y, en plena etapa (la número 20), el Jardinerito asumió de nuevo el liderato en la general, que mantendría hasta Madrid.

El francés Fignon y el alemán Dietzen eran ahora los rivales más fuertes de Lucho, pero, a falta de tres etapas, el colombiano mantuvo su ritmo y fortaleza hasta el final, y se coronó campeón de la Vuelta a España con un tiempo de 195 horas, 34 minutos y 25 segundos, además de sumar 174 puntos que le valieron para ser el rey de la montaña.

Esa victoria curiosamente un miércoles 15 de mayo, fiestas de san Isidro, se vivió en la voz vibrante de Rubén Darío Arcila.